¡No hemos sido escuchados!

Por Esther López 

Según publica hoy el Diario Información en su portada El Consejo de Administración del Puerto de Alicante ha aprobado la construcción de silos dónde se almacenará el cemento y el clincker de las empresas Cemex, Cementos de levante, Holcim, Tecnifield y Explotaciones Sabanci.

El consejo de administración del Puerto de Alicante aprobó ayer por dieciocho votos a favor, cuatro abstenciones y dos en contra, la construcción de un complejo de silos -en principio quince- para almacenar cemento en los muelles 19 y 21 de la nueva zona ampliada en la dársena de poniente. El consejo desoyó así las críticas ciudadanas y optó por dar licencia a las cinco empresas que habían solicitado parcelas a la concesionaria de la explotación de los muelles, Terminales Marítimas del Sureste.

Las empresas que ayer recibieron autorización para levantar los silos de cemento -algunas se trasladarán desde el muelle 14 para poder ampliar así la zona abierta al público junto al Meliá- son Cemex, Cementos de Levante, Holcim, Tecnifield y Exportaciones Sabanci. En concreto, las mercantiles proponen construir un complejo de 15 silos que ocuparán el 25% de la superficie ampliada en levante, según el Puerto, y que acabarán con las montañas de cemento y clíncker que mensualmente se descargan en los muelles provocando nubes molestas de polvo. Como contrapartida, los silos tendrán alturas similares a las de un edificio de siete plantas a dos kilómetros de longitud de las viviendas de Babel, aunque los rectores del Puerto consideran que el efecto visual será mínimo.

Aquí os dejo el video el que se ven las montañas de clinker al aire libre.

Cursillo Cambio Climático en el CIMAR en Santa Pola


                                                          Por Esther López 

Entre el 29 y el 30 de Septiembre, El Consell de la Joventut d’Alacant con el apoyo de la CAM y de ADENA, organizó un cursillo acerca del Cambio Climático en Santa Pola, en el Centro de Investigación Marina  (CIMAR), al que acudió un grupo de representantes de la FYEG y una representante de Jóvenes Verdes de Alicante. En este cursillo se habló acerca de las causas y consecuencias del mismo, así cómo de las formas que existen para evitarlo.

El primer día se da a conocer el tema, que incluye una descripción sobre el cambio climático, el calentamiento acelerado que está sufriendo la tierra debido a las emisiones de gases de efecto invernadero provocados por las sociedades industrializadas. El principal de ellos es el CO² que emitimos a la atmósfera mediante la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo, gas…).

Es culpa nuestra que el CO² emitido sea en grandes proporciones debido al consumo energético excesivo, la calefacción, el trasporte privado, etc. Ya que un 38% de la energía emitida es debido a la industria y un 37 es debido al transporte. Pero puede evitarse, todos juntos podemos conseguir que la energía se utilice de forma eficiente. Podemos elegir energías renovables como: energía geotérmica, energía solar, energía eólica, la biomasa o la energía hidráulica. O también con biocarburantes como el bioetanol (procedente del azúcar) o el biodiesel (procedente de la grasa). 

Para evitar la contaminación existe el reciclaje. Todos los ayuntamientos cuentan con planes de reciclaje para casi todo tipo de productos, que podemos distinguir por colores: el amarillo es para los envases (plásticos, latas, briks, papel de aluminio, etc.), el verde es para el vidrio (que no incluye espejos, cristales de ventanas o  cerámica), el azul sirve para el papel y el cartón (todos los tipos de papel que no incluyan plastificación o revestimiento de algún tipo), el gris es para el resto de deshechos. Existen contenedores redondos para pilas en algunas zonas de la ciudad, y no olvidemos los Puntos Limpios o Ecopuntos, donde podemos llevar textil, aceite, pilas, etc.

Después del cursillo se hizo un rol play y una descripción del centro CIMAR, que está ubicado en lo que antiguamente fue un cuartel militar abandonado, y que el Ayuntamiento de Santa Pola junto con la Universidad de Alicante reformó para el desarrollo de las prácticas de varias asignaturas de las carreras relacionadas con el medio marino. El centro dispone de los siguientes servicios: biblioteca, laboratorio de desarrollo húmedo, laboratorio de  desarrollo seco, aula de prácticas docentes (dónde también se realizan pruebas con acuarios), una cocina totalmente equipada, un par de dormitorios con 16 camas, una sala de conferencias con aforo para 70 personas y una sala de exposiciones.

En este centro, uno de los proyectos que se lleva a acabo es el de crear una gasolina ecológica.

La Posidonia:

La mañana del domingo estuvo dedicada totalmente a la Posidonia, una de las plantas que sólo existe en el Mar Mediterráneo. Los bosques marinos de la Posidonia están protegidos por la legislación Europea, la Española y la de la Comunidad Valenciana. Es una planta que puede crecer hasta a 50 metros de profundidad (punto final donde llega la luz) y que protege y estabiliza las playas contra los temporales marinos. Ésta, sirve para dar protección y cobijo a más de 1000 especies animales y 400 vegetales. Una buena guardería para los ovíparos, ya que protegen a los huevos y crías de los depredadores hasta que pueden valerse por sí mismos. Es una planta lenta, que crece 80cm al año, y cuyo ciclo sexual tiene una media de 3 años, con suerte. 

Dependiendo de su cobertura es capaz de dar entre 4 y 20 litros de oxígeno por m², con el que 100 personas podríamos vivir un día, pero tiene una gran amenaza, y ya no sólo hablamos del daño que le hace el hombre (pesca de arrastre, construcción de puertos deportivos, regeneraciones de playas, espigones, fondeos ilegales o vertidos de efluentes de depuradoras…), sino de la Caulerpa Racemosa (especie australiana) que se desarrolla de forma muy rapida (1cm al día) y que cubre a la Posidonia evitando la fotosíntesis, por lo que finalmente muere. 

La Posidonia es un “productor primario”, produce oxigeno y biomasa. Según el CSIC el 12% del CO² fijado en el mar es gracias a ella. En la Comunidad Valenciana existen entre 10.000 y 15.000 hectáreas de praderas de Posidonia por lo que el CO² fijado es de 10.000.000 de toneladas, que en dinero son 150 millones de euros anuales, sólo en la Comunidad Valencian.

Una de las cosas más graciosas de esto es que la UE no concede la bandera azul a las playas que contienen el arribazón de la Posidonia. ¿Ironía?